Comfort Food, el último libro de Jamie Oliver

Ya sabéis que me gusta Jamie Oliver, esa batalla que tiene por convencer de que se puede comer sano y rico, sobre todo en los comedores infantiles, que es donde se crea la costumbre, en la educación. Pero influye mucho la forma que tiene de transmitir, cómo toquetea la comida (aunque a Corpa siempre se ría de ello), me parece más cercano que el típico cocinero encorsetado. Es mucho más cercano un Jamie Oliver o un David de Jorge (¡Viva Rusia!) que esos estirados de Master Chef, dónde va a parar.

Y esa naturalidad y cercanía se muestra en su último libro: Comfort food, que tuve la suerte de recibir como regalo por mi cumpleaños. Aún no he dedicado un rato para hacer alguna de sus recetas, pero pinta interesante. Luego no sigo sus recetas al pie de la letra, pero bueno, viene bien para tener ideas y no recurrir siempre a sota, caballo y rey: o copiarle los trucos…

Comfort Food

Este libro tiene la particularidad de que viene estructurado por estados de ánimo, sensaciones. Porque lo que quiere reflejar son recetas subjetivas, que te llevan a recuerdos, a celebraciones, a sensaciones, a los pequeños placeres del día a día. No sé, creo que en España tenemos mucha cultura en torno a la comida (sí, a la bebida también). Estamos llenos de recuerdos de aromas, de sensaciones, de sabores. Por ejemplo, para mí, es oler a cocido y saber que es sábado o a paella un domingo… Como los perros de Paulov, vaya. El bollo de la abuela, asociar la ensalada de cardo con celebraciones navideñas de hace mucho tiempo; los croasanes a la plancha de fines de semana sin prisa, esos sándwiches a la plancha de la cafetería del C, los tés con galletas y nuspli saben a Bochum…

Consta de 100 recetas para encuentros, celebraciones, más para gente que le guste la cocina y pasar tiempo en ella. En sus anteriores trabajos intentaba facilitar el día a día, en este hay recetas más especiales, más elaboradas: pasteles de carne, cassoulet de Essex (de donde es oriundo), los típicos pies ingleses,  lasañas, …

Recetas Comfort Food

No puede faltar la pasta y los postres… Las galletas doble chocolate del diablo tengo que probarlas… babeo y todo de pensarlo. Una imagen vale más que mil palabras:

galletas

O si no, la tarta salva negra…

Selva negra

Como suele ser habitual con el cocinero inglés, también hay un programa de televisión homónimo, esto del marketing se le da también muy bien. Habrá que echarle un ojo para verle en acción.

Anuncios

Pastel de Calabacín

Desde que la rubita empezó con su dieta, hemos ido copiándole recetas, porque algo que tiene de bueno esa dieta es que no es la típica de sota, caballo y rey, todo hervido, ensaladas y poco más. No, no no, al contrario, hay muchos alimentos y mil combinaciones. Así que, en su entorno, aunque no estemos a dieta, hemos ido tomando nota y copiando ideas. Y de ahí surge la receta que traigo hoy.

Hace unas semanas nos reunimos los rancios y preparó un pastel de calabacín, y dije “esto tengo que hacerlo”, aunque metí alguna modificación con respecto al suyo, pero es que en realidad se le puede echar de todo. A gusto del consumidor.

En fin, aquí va el mío:

Ingredientes:

ingredientes

– 2 calabacines

– 6 huevos

– 2 latas de atún

– 100g de queso de untar con sabor finas hiervas

– 2 cebollas

– 1 pimiento

– orégano

Preparación:

Para empezar picamos las cebollas, el pimiento y los calabacines en cuadraditos, para no encontrarnos muchos tropezones. Escurrimos las latas de atún y se lo incorporamos a las verduras. Y por otra parte batimos los huevos

Finalmente lo mezclamos todo añadiendo poco a poco el queso para integrarlo con la mezcla. Salpimentamos al gusto y al horno previamente precalentado a 150º con calor arriba y abajo.

Yo usé una fuente de cristal, hay que tener en cuenta que algunos recipientes hay que engrasarlos previamente para que no se pegue.

Tras unos 15-20 minutos, tenemos el huevo cuajado y el pastel listo para degustar. Aunque en frío también está rico. Se puede comer solo, o con un poco de tomate frito, ketchup, salsa césar o mayonesa. Al gusto. Básicamente, como una tortilla.

Pastel de calabacín

Realmente la base de la receta es el queso y los huevos, después podéis sustituir calabacín por berenjena, añadir más verduras, o cambiar atún por pavo, como hizo la rubita. Quien además le añade un chorrito de salsa de soja. El queso yo lo añadí finas hiervas, pero podéis echar las especias por otro lado y que el queso sea normal. En fin, mil posibilidades, pero el resultado es el mismo, una receta fácil de hacer, rápida y muy rica.

Rarezas gastronómicas: Especial British V

Lo prometido es deuda, aquí traigo la entrega de los dulces que llegaron a mis manos estas Navidades desde tierras británicas.

De dulce esta vez probamos poco, sólo 3 cosas. La primera de ella son los tea cakes.

Tea cakes

No es muy novedoso, pues aquí también se comercializa, o al menos los recuerdo de cuando era pequeña y compraba chuches. Son unas bombas de chocolate rellenas de merengue. Las diferencias con las españolas es que la galleta es más consistente en las inglesas. Están muy ricas.

Los Wagon Wheels son similares, galleta, chocolate y merengue.

Wagon Wheels

Pero en realidad es como un sándwich, dos galletas, en el centro el merengue, y todo ello recubierto de chocolate. El resultado es una masa de galleta en la boca que cuesta masticar. El merengue apenas se aprecia. Si tuviera que elegir, ganaría sin duda la primera opción, los tea cakes. La foto del envase y el Epic inside, todo mentira, no tiene nada que ver con la realidad.

Y por último tenemos las barritas de chocolate Yorkie.

Yorkie

Es una barrita de chocolate de los señores de Nestlé, que son tan sexistas que la declaran sólo para hombres. Y es que tiene 249kcal por barrita, así que presuponen que como las mujeres estamos siempre a dieta y contando las calorías, pues que mejor que no las comamos. En fin, discriminación aparte, están ricas, unas chocolatinas normales y corrientes, vaya.

Y hasta aquí de momento. Pero habrá más entregas, seguro.

Rarezas gastronómicas: Especial British IV

Y seguimos hablando de comida, o algo así. Como el expatriado vino a pasar las Navidades a casa, como el del turrón del anuncio, pues aprovechamos para encargarle guarrindongadas varias para saber qué se cuece por aquellos lares. Y nos sorprendió con gustos para todos, dulce, y salado, como la vez anterior. Hoy vamos a por el salado, que ya tuvimos dulce con las muffins de la semana pasada.

Empezamos con las Kettle Chips, unas patatas con sabor a queso, vino tinto y arándanos. Nada, todo mentira. Patatas con un leve sabor a queso, quizá. Pero vamos, que hasta los chettos saben más a queso… Me sigo quedando con las nuestras de toda la vida. Y encima dice que nada artificial…

Kettle

Tampoco triunfaron las Potato Spirals con sabor a chile picante. Estilo indio. Y es que te tiene que gustar mucho mucho mucho el picante, porque abrasan. Están bien de textura, son como los aros de patata que tenemos por aquí, y al principio parece que no pican mucho, pero después te arde la garganta.

Hot Chilli

Unas patatas, que bueno, parece que se quedaron en el limbo, que parece que no es que encanten, pero no están mal, fueron las Marmite Crips.

Marmite Chips

Para entender el sabor, hay que entender antes qué es el marmite. Se trata de una pasta de extracto de levadura que los ingleses usan en modo pasta de untar para desayunar. Al parecer triunfa mucho, supongo que es como la versión estadounidense de la mantequilla de cacahuete. No en sabor, sino en la obsesión por el producto y su uso. El caso es que tiene ese sabor amargo, ese toque de la levadura cuando la pruebas en la fábrica de la Guinness o de Heineken, no disgusta, pero creo que no me terminó de convencer porque no es el sabor que te esperas en una patata. Aunque como ya saben a cualquier cosa menos a patata

Y para terminar, la sorpresa. No sabíamos qué esperar de estas dos bolsas de Mr Porky. Mi hermano apostaba que eran trozos de cerdo secos. Y al abrirlas… resulta que eran cortezas (crackles) y torreznos (scratchings) de toda la vida. Eso sí, más caros que aquí en unos frutos secos a granel.

cortezas

En la próxima entrega, los dulces.

Cómo plantearse una dieta

Buenos días Bordes,

Ya os he contado mil y una veces que he estado a dieta y he perdido peso de una forma sana y controlada. Los que han estado conmigo han experimentado este cambio  no sólo físico para mejor (claro), ellos han visto un cambio paulatino, pero la gente que no me ha visto en mucho tiempo o no me ha conocido se han quedado muy sorprendidos. De ahí que me haya tenido que enfrentar a comentarios como: ¿Cómo lo has hecho? ¿Pero comes? ¿Pasas hambre? ¿Te encuentras bien? ¿Te has hecho reducción de estómago? (Y tú tienes reducción de cerebro?) Uy, pero no adelgaces más!. Te veo delgada, pero con 3 kilitos más estabas mejor porque te veo flaca. Todo esto gente que no me conoce de nada. Así, que he aprendido a tener paciencia y he descubierto que tengo más educación de la que pensaba… porque desde luego que a mí no se me pasa por la cabeza soltar semejantes cosas con temas tan personales y delicados.

También me he topado con aquellas personas que piden consejo y se lo pasan por el forro, o aquellas personas que comen “sano” y están como un “tonel”… por favor! que he sido gorda!!! Si comes sano y estás así…. es que algo falla! Pero te siguen taladrando y no te escuchan.

También están aquellas personas que piensan que por hablar conmigo van a adelgazar, te piden el teléfono del nutricionista y luego te cuentan que no se pueden organizar por sus circunstancias: trabajo, dinero, tiempo… bla bla bla. Vamos a ver, tú me preguntas, yo te contesto y si te cuadra bien y si no a otra cosa mariposa! Pero no te pienses que te voy a solucionar la vida… además que este método me ha funcionado a mí, no tiene que funcionar a todo el mundo.

 

imagesCAPW93NH

 

Para todas aquellas personas que quieran hacer dieta es muy importante tener en cuenta tres cosas:

1 Decisión: Es uno de los pilares más importantes, hay que tener muy claro si se quiere empezar y cuándo. Y además la decisión es personal, la tiene que tomar uno mismo, si no es así la dieta está condenada al fracaso.

untitled

 

2. Organización: Es muy importante organizarse en las comidas, con los tiempos, ingredientes, compras que no falte nada… eso conlleva un esfuerzo y hay que plantearse si se está dispuesto a asumirlo. En mi caso además he tenido que organizarme para ir a los grupos de “gordas anónimas” donde reforzamos nuestra motivación y decisión (no es una secta) simplemente compartimos experiencias y trucos, contamos como hemos llevado la semana…Así que he tenido que reservarme un día en semana en el que me atravieso todo Madrid para ello.imagesCASQTECH

 

3. Aprender a priorizarse: He empezado a ser un poco egoísta y a quererme. Como dice el refrán: Si no me quiero a mí misma no podré querer a nadie.  Además aquellos que de verdad nos quieren, nos respetan y apoyan facilitándonos el camino.

imagesCA0393T0

 

Bordes, no ha sido magia… Ha sido esfuerzo, constancia y planificación. Si os estáis planteando una dieta y no tenéis todo esto claro,  esto es que no es vuestro momento… os lo digo por experiencia. También os digo que he tenido una gran recompensa: Un nuevo cuerpo, nueva mentalidad, nuevos hábitos alimenticios y ser consciente de que si me propongo algo, lo consigo… vaya merece la pena!

Espero que os sirva de ayuda.

 

Hasta el próximo post!

 

Rarezas gastronómicas: Especial British III

Tenía pendiente desde hace tiempo este post, en concreto desde el viaje a Londres en junio. Supongo que habréis probado u oído hablar de la cherry coke, pero y ¿la coca cola con sabor vainilla? Pues existe.

Cocacola vainilla

A mí esto de mezclar… no lo veo. Si ya de por sí la coca cola es dulzona, añádele vainilla… vaya bomba. Le da el toque de vainilla, no penséis que es como beber un batido, pero a mí no me convence, primero el sabor de coca cola, el gas, luego el regusto dulzón de vainilla…

etiqueta

Yo pensé que sería una rareza British, pero al parecer ya ha llegado a los supermercados españoles por lo que vi hace poco en el facebook de un amigo. Sin embargo, creo que será una campaña temporal y que no triunfará mucho.

¿La habéis visto en las tiendas? ¿La habéis probado? ¿La probaríais?

Delicatessen light

Buenos días Bordes,

Con el mantenimiento se ha abierto el abanico de alimentos dentro de mi dieta, y siguiendo mi filosofïa de “Se pueden comer cosas ricas para cuidarse” o “Hay vida más allá del pollo hervido”  y sigo investigando para no entrar en la monotonía curinaria. Y como una es así de generosa,  voy a compartir con vosotros mis dos nuevos descubrimientos.

1. Barritas de surimi Pescanova con Salmón: Mi “falso marido” me llama el monstruo del surimi… y tiene razón que no me falten nunca unos palitos de cangrejo! El otro día en Ahorramás me fijé que había barritas de surimi con queso y barritas de surimi con salmón, yo me decanté por estas últimas ya que tras 10 meses de restrinciones he aprendido a valorar el pescado azul. Son unas barritas de surimi normales que llevan por dentro una especie de queso Philadelphia sabor salmón, tienen un sabor un poco más fuerte pero en la justa medida. Vienen en paquetes pequeños de tres unidades, así que la medida es ideal para acompañar con más ingredientes la ensalada.

1276_m

 

2 . Mousse Legere Vitalínea: Vitalinea lanzó este verano una nueva gama de postres desnatados “gourmet”. Entre ellos los más adecuados a mi dieta se encuentran estas mousses. Este descubrimiento se lo debo a una de mis “Yelis”, más conocida como la “Betty Pu”, en uno de nuestros “comités” de media mañana. Al decirme que tan sólo tienen 39 calorías, me fui al día siguiente al supermercado a comprarme la de frutos rojos. Ideal para esos días que te apetece salirte del típico yogur o pieza de fruta en el postre. Una forma sana de tomar un postre especial y no acabar empachado. Gracias Betty Pu!

 

Vitalinea

 

Y estas son mis novedades, espero volver en breve con más!

Hasta el próximo post!

Sorbete de limón light

Buenos días Bordes,

Hoy volvemos con otra receta fresquita y sana sin tener que renunciar al placer de comer bien: Sorbete de Limón. Para ello necesitaremos:

– 4 o 5 limones depende de cada uno

– Stevia

-Canela molida

– 2 claras de huevo.

Preparamos zumo de limón con varios limones naturales. El zumo de limón es el único que está permitido en mi dieta por sus propiedades quemagrasas e imagino que por lo malo que está no afecta ni al índice glucémico. Ponemos agua a hervir con edulcorante y canela y lo dejamos reposar. Una vez enfriado, lo mezclamos todo y añadimos la ralladura decáscara de limón. A continuación lo metemos  ponemos en el congelador y cuando comienza a solidificarse  se le añaden dos claras de huevo llevándolas a punto de nieve. Dejar en el congelador. Voila! Ya tenemos un sorbete light sin mucha ciencia! Lo podemos decorar con hierbecillas, ponerlo en una copa chula… en fin, a gusto del consumidor!

Sorbete de

Espero que os guste!! Hasta el próximo post!!

Gazpacho de “antaño”

Buenos días Bordes,

Con la llegada del verano lo único que apetece es tomar cosas “fresquitas”. Ayer os “repolleé” con el índice glucémico y por muy raro que os parezca una de las cosas que ya os comenté que tengo prohibidísimo son los triturados, entre ellos el gazpacho. Y aunque una es “rubita” sé que el gazpacho antes de triturarse, tiene que picarse… así que me lo tomo a la antigua usanza… como se hacía “antaño”.

Ingredientes:

Tomate

Pimiento verde/rojo

Cebolla

Pepino

1 ajo

1 cucharada de aceite de oliva (por persona)

1 cucharada de vinagre (por persona)

Agua

Sal

Comino molido (opcional)

 

 

untitled

 

Lo primero que haremos será picar el pepino, y ponerlo en un colador con un poco de sal para que suelte el agua. Picamos el tomate, la cebolla y el pimiento.

En el mortero machacamos el ajo junto con la sal, cuando está machacado, añadimos el aceite, el vinagre y llenamos el mortero hasta arriba de agua.

Ponemos las verduras en una fuente, y añadimos el aliño. Metemos en la nevera y dejamos un rato, rectificamos de sal y dejamos otro ratito hasta la hora de comer.

También se puede aprovechar este picacillo para tomar con un pulpo o unos mejillones a modo salpicón… está  de vicio! A quién no le gusten las cosas pasadas… ya sabe!

Hasta el próximo post!

Rarezas gastronómicas: Especial British II

Y seguimos con las guarrindongadas de las Islas Británicas. Después de la entrega de snacks salados, ahora vamos con los dulces.

dulces

– Los kit kat no es algo que no conozcamos, pero sí estos sabores, ya que aquí yo sólo los he visto en versión normal. Aquí probamos los de sabor After Eght, sí, de menta y chocolate, que parece que les encanta, ya que lo hay hasta en patatas. Y están bastante ricos, eso sí, si te gusta la mezcla de sabores, y no como a Corpa.

kit kat

De hecho, también hay unas bolitas de chocolate y menta, las aerobubbles

Aerobubbles

La otra versión de los kit kat son de chocolate blanco y negro. También ricos, pero más empalagosos, quizás. Eso sí, los paquetes vienen de dos en dos, así que no te saturas.

kit kat

– También conocemos las oreo. Pero esta bolsa trae también una especie de lacasitos y unos botones de chocolate blanco y negro

oreo

Y aquí llegamos a lo que no me ha gustado mucho.

Flake: Es un pack de 4 paquetitos individuales.

flake

Son unas barras de chocolate nada uniformes, sin relleno, sólo chocolate, pero no saben ni a chocolate con leche, ni chocolate negro, no sé, debe llevar algo más que hace que el sabor sea algo raro. No me ha hecho mucha gracia.

– Y aquí los bizcochitos raros raros: French fancies.

Kipling

La caja contiene ocho pastelitos en vaios sabores: chocolate, vainilla y fresa. Por dentro es un bizcochito con crema, y llevan una cobertura empalagosa de fondant. No me gustó, no soy de ese tipo de dulces, la verdad. Pero debo ser la única, porque el resto de los que los probaron, se lo comieron con gusto.

Y de momento eso es lo que he probado hasta ahora. Seguiremos a la búsqueda de más rarezas para compartir con vosotros.

Cocina súper fácil: lasaña inventada

Hoy os traigo una receta muy sencillita y totalmente improvisada con los restos de varias cosas que tenía en la nevera. No sabía bien qué hacer con la berenjena y con un par de calabacines que tenía a punto de pocharse. También tenía un poquito de atún que así solo, en frío, no me apetecía comer así que ideé este plato.

Los ingredientes son:
– Una berenjena
– Un par de calabacines
– Tomate frito
– Harina, aceite, leche y sal para la BECHAMEL
– Atún en aceite
– Queso rallado

1. Echamos un poquito de aceite al recipiente apto para horno que vamos a usar para hacer la lasaña. Lavamos la berenjena y la cortamos en rodajas.
1

Y vamos repartiendo de forma uniforme la berenjena ya troceada.

2

2. A continuación vamos repartiendo uniformemente una capa de tomate frito.

3

Y después echamos una capita de atún. Yo añado bastante poco porque tengo problemas estomacales y me suele hacer daño, pero un poquito, como todo, nunca hace mal!!!!

4

3. Hacemos un poquito de bechamel. En mi caso la hice en la Thermomix pero ni que decir tiene, que la podemos hacer perfectamente en una sartén o cazo de forma manual.

5

Y repartimos, siempre a gusto, una capita o una buena capa de bechamel que cubra el tomate y el atún de la capa anterior.

6

4. En la siguiente capa de nuestra lasaña inventada, colocamos las rodajas del calabacín o calabacines previamente lavados. A mí me gusta comerlos con la piel, al igual que la berenjena, ya que a parte de gustarme su sabor, le da colorido al plato.

7
Lo cubrimos con tomate frito de nuevo
8

¡¡¡Y al horno!!!

El tiempo de horneado dependerá de la función de vuestro horno, si tiene ventilador, con 20 min a 180º será suficiente y también del grosor con que hayáis cortado la berenjena y el calabacín.

Uno 5 minutos antes de sacar definitivamente nuestra lasaña del horno, añadimos queso al gusto y listo para comer!!!
Espero que os guste esta lasaña, sencilla de hacer y sencilla de comer!!!

Rarezas gastronómicas: Especial British

Ya os comenté que mi hermano, que vive en Londres, vino este fin de semana de las elecciones. Pues bien, le pedimos que nos trajera guarrerías varías para picotear durante la final de la Champions. Habíamos visto hacía poco un vídeo de Barry Lewis en el que probaba varios productos y nos dio envidia. Se fue al super, cargó con varias bolsas y paquetes, llenó la maleta, y cual contrabando se presentó con ella en casa.

maleta¿Curiosidad por saber qué se come por las islas británicas? Pues aquí vamos con la entrega salada.

saladoPor un lado tenemos Twiglets, Frazzles y Bombay Mix. Cada uno totalmente diferente del otro. Iremos de lo que más me ha gustado a lo que menos:

Frazzles: Son unas tiras con sabor a bacon. Pensé que serían como unos bocabits, pero no, son menos crujientes, más de la textura de los aspitos, con un regustillo a bacon, pero no lleva nada, pues como pone en la etiqueta, son aptos para vegetarianos. Vamos, que lleva lo que dice el aditivo en cuestión.

FrazzlesEsta era una bolsa grande con 8 mini bolsas.

Bombay Mix. La verdad es que podría llevarse también el primer puesto, porque me ha encantado la bolsa de revueltos, por así llamarlo. Lleva cacahuetes, una especie de noodles fritos, garbanzos tostados y alguna cosilla más que no sé exactamente lo que es. Todo con un toque de especias y un poco picantes. Y ahí es donde está el motivo por el que lo he puesto en segundo lugar, y es que no tolero mucho el picante. Pero están ricos.

Twiglets: Lo de esta bolsa es algo raro… No os sabría decir qué es.

TwigletsEs un cereal, o una masa de varios, ahumado.Te deja los dedos negros y  un sabor en el paladar como si estuvieras comiendo algo quemado. No sé, no es muy agradable.

Sin embargo, al rato de comerlo, sí que hubo quien repitió porque decía que tenía un punto, que el regustillo que dejaba, les daba ganas de repetir. A mí desde luego no me gustó, y habiendo tantas cosas por probar… menos aún.

Por otro lado, probamos más sabores de patatas aparte de las que ya os hablé aquí. ¿Os acordáis de las patatas con sabor a pollo asado y tomillo? Pues hay más sabores raros:

patatasLas mexican son como aquellas con paprika, pero más picantes. Las sensatios de cebolla caramelizada y vinagre balsámico son como las lays vinagreta, pero creo que aún con más vinagre.

La bolsa rosa, las scampi-flavour, se supone que es con sabor a camarón rebozado, y sí que tiene un olor a gamba, pero luego, realmente no tiene sabor a nada más que a un punto avinagrado y salado.

La bolsa naranja sabe a queso y cebolla, una mezcla un tanto rara. Quizá como a nachos, pero con el punto de la cebolla… Muy muy raro.

patatas filete

Y similar al pollo con tomillo, tenemos las de sabor a filete… ¿Serán para acompañar un filete y no mezclar sabores? No entiendo tantos sabores raros, de verdad…

Y esto en cuanto a lo salado. Próximamente, la versión dulce. Con muchas rarezas también.

¿Conocíais alguna de estas guarrerías? ¿Compartís con nosotras alguna que conozcais?

Rarezas gastronómicas: oreos fritas

Hace un par de semanas os hablaba de esas rarezas que encontramos por el mundo. En concreto el post iba sobre las patatas fritas. Pues si aquello os pareció raro, lo de hoy es directamente una guarrindongada.

oreo

Sí, habéis visto bien: oreos fritas. Vale que las oreo son algo adictivo (ojo, que parece que no es culpa nuestra) y que nos gustaría comerlas a todas horas, pero de ahí a comerlas rebozadas. ¿En serio? ¿A quién se le ocurrió la brillante idea? Sin embargo, si buscáis en google, hasta triunfa, hay millones de entradas en las que te dan la receta… Para mí es incomprensible… Pero parece que está más extendido de lo que parecía. Yo que flipé cuando vi el cartel en la Freemont Street de Las Vegas y que pensaba que era una excentricidad de la ciudad de los neones y casinos. A ver si va a resultar que soy yo la rara y que me estoy perdiendo un manjar… Aunque no lo creo.

¿Os animaríais a probarlas? ¿Os llama la atención?

Viernes Santo

¿Qué tal, bordes? ¿Deprimidos porque no os habéis ido de viaje a algún sitio paradisiaco? ¿Angustiados por tener que quedaros en casa y no salir para no encontraros con alguna procesión? No os preocupéis, siempre hay opciones para desconectar en estos días tan de restrospectiva cristiana. Y os lo dice la más atea de las ateas.

Una de mis opciones favoritas cuando hay unos días de descanso y no me voy de viaje es conectar el disco duro y tirar de series. En bordesconideas os hemos hablado ya de unas pocas que nos han enganchado, como pueden ser The Americans, House of Cards, Breaking Bad, Homeland

HomelandHouse-of-Cards-Cast2

Reconozcámoslo, incluso volver a visualizar alguna ya vista es mejor que lo que podemos encontrar estos días en la tele. Las cadenas conectan el piloto automático y enlazan Ben-Hur, la vida de Cristo y esas historias. Vamos, que superan a la peli mala de Antena3.

Otra buena opción es recurrir a un buen libro. Si no queréis quedaros encerrados en casa, siempre podéis salir a un parque al sol y disfrutar de este tiempo (si es que sois amigos de él, no como yo). Entre nuestras recomendaciones están La verdad sobre el caso Harry Quebert, La ladrona de libros, El cementerio de los libros olvidados, El Perfume, El club de los viernes, La elegancia del erizo, El niño con el pijama de rayas, El corazón helado, El tiempo entre costuras, El jardín olvidado, la Saga Millenium, la saga Los hijos de la Tierra, o la Trilogía del Siglo.

Portada El tiempo entre costuras portadaEl jardín olvidado

También está la opción de poner orden y limpieza en casa, sacar la ropa de verano, guardar botas y jerseys de cuello vuelto, aunque dicen que hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo.

Es una buena época para darle la vuelta al congelador (de manera figurada, claro). Vaciarlo, ver qué tenemos, qué falta, y aprovechar para cocinar y congelar tuppers y así tener reservas para ir tirando en los próximos meses. Incluso, es tiempo para probar a hacer esa receta de las torrijas de mi madre (de la que ya llevamos dos tandas este año).

Torrija

Además, podéis aprovechar para invitar a amigos a comer o cenar a casa y echar un póker o algún juego rancio como el time’s up, carcassonne, catán…

time-s-up-juego-Carcassonne-Basico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si sois más de movimiento al aire libre, podéis salir a correr, patinar, montar en bici…, aunque claro, está el riesgo de encontrarse calles cortadas por las procesiones.

En fin, que opciones no os faltan. No os deprimáis si no sois muy devotos, siempre hay mil cosas por hacer para las que nunca encontramos tiempo.

Modalidad Ensalada de Naranja

Buenos días Bordes,

Hace unas semanas os hablé de la ensalada de naranja, también os avancé de que la iba a hacer con cecina… Bien, una que es así de generosa y es una “rubita” de palabra ha querido compartir con vosotros los resultados.

Ingredientes con los que preparé la ensalada de la foto:

– Una naranja y media

– Medio huevo cocido (Si queréis echarle uno entero, podéis… medio es la medida para mi dieta)

– 60 gramos de cecina

Y… tachán!!!

Naranja

Está buenísima!! Puede parecer una mezcla rara, pero la mezcla salada-dulce-ácida es muy buena… También se puede hacer con jamón que cuando llegue a mantenimiento voy a tardar la velocidad del rayo en hacerla y en Córdoba la probé con atún y cebolla… muy rica también!

Volveré con más “guarrindongadas” sanas! Hasta el próximo post!

Rarezas gastronómicas: patatas fritas

Desde que mi hermano se fue a vivir a Londres hace unos meses voy descubriendo algunas rarezas que son dignas de compartir. ¿Qué es una rareza? Pues para mí aquellas cosas que no pensarías que te encontrarías o que así de primeras no te casan. Como aquellas guarrindongadas de las que nos habló Corpa (eso de mezclar torreznos con chocolate… puajjjj).

De mi época Erasmus en Alemania recuerdo varias cosillas memorables, como esa cerveza con naranja (embotellada), las fantas de mil sabores y durante todo el año, no sólo como las que lanzan en verano aquí, los zumos con gas, sí, sí, habéis leído bien: ZUMO CON GAS. Pero sobre todo, lo que me llamaba la atención era el paprika que estaba presente en todo: en la mayonesa, en las patatas fritas…

Y es que parece que lo de las patatas fritas es algo muy común. A ver, aquí cuando te apetecen unas patatas fritas tienes una gama donde elegir, sobre todo si nos vamos a las de bolsa. Que si vinagreta, en su punto de sal, camperas… pero las tradicionales son las de churrería, las de toda la vida, vaya. Pues esas patatas, en Alemania nosotras no las encontramos, lo comun allí son las de paprika, como con pimentón, dejan ese sabor picante, para que nos entendamos.

paprika chips

En Navidades mi hermano nos trajo una bolsa de patatas con sabor a pollo asado con tomillo. Y estaban muy ricas, pero te paras a pensar y dices “¿qué les echarán para que sepan igual que si me estuviera comiendo ese pollo asado?” Pues qué va a ser: ADITIVOS. Sobre todo el famoso glutamato monosódico. Pero eso mejor lo dejamos para otro día, porque es un tema espeso y tiene miga.

Estas son las patatas en cuestión:

patatas sabor pollo asado

Pero la cosa no queda ahí, ya que pringles, las patatas que no son patatas, tiene sabores imposibles, como mezclar salado con dulce:

pringles

Sí, habéis visto bien, son patatas, o la mezcolanza que es esa pasta con forma de patata, y a la vez deja un regusto de chocolate con menta, o after eight. ¿Qué necesidad había de crear esta rareza? Supongo que es marketing, y que sólo por curiosidad, llama la atención al consumidor.

Y hasta aquí mis descubrimientos por hoy, aunque no descarto que a este post le sigan muchos más con mierdas varias que descubra por ahí. Porque otra cosa no, pero hoy en día la comida más que comida, es química. Sobre todo este tipo de snacks.

¿Habéis encontrado algún tipo de “rareza” similar?

Cena Sana Express: Milhoja de Tomate

Buenos días Bordes,

Vuelvo a la carga con una receta sana y muy vistosa que adapté del periódico a mi dieta. Ellos lo llaman “Milhoja de Tomate” yo lo llamo rodajas de tomate con queso fresco, surimi y eneldo. Los ingredientes? Ya os los he dicho, excepto una gotita de aceite que se le añade al final.

Cortamos en rodajas el tomate, el queso fresco y el surimi. Hacemos una torre alternando estos tres ingredientes. Cuando terminamos añadimos añadimos un poco de eneldo y un chorro pequeño de aceite. Resultado… aquí lo tenéis!

Milhoja

No me he quedado calva, eh? Ya sé que esto en realidad es una ensalada de tomate, queso fresco y cangrejo, pero yo como por los ojos, así que una bonita presentación me ayuda bastante. Así que si algún día tenéis una cena y queréis hacer algo original con ingredientes de estar por casa ya sabéis!

Espero que os guste! Hasta el próximo post!!!

Tarta Guinness: Celebrando San Patricio

Hoy es San Patricio, 17 de marzo. Y aprovechando la celebración del día del padre y un par de cumpleaños adelantados a ayer, me ofrecí a llevar el postre, y como siempre intento probar nuevas recetas, pues esta me pareció muy propicia dadas las fechas (no es que yo celebre dicha festividad, creo que sólo en el 2011 que me pilló en Nueva York y me tragué el desfile). Todo el mundo que la había probado me decía que estaba riquísima. Así que, una que es muy envidiosa, tardó nada en decidirse.

Ojo, que es una tarta contundente y para los más golosos. No os dejéis engañar por el hecho de que lleve cerveza, la pueden comer los niños o aquellos que no sean amigos de la cerveza, porque el alcohol se evapora. Lo que hace la cerveza es darle el toque jugoso, humedece el bizcocho, algo así como si llevara almíbar. Y me habían dicho que mejor de un día para otro porque así coge más sabor. Así que la hice un sábado para el domingo, también porque el domingo no iba a tener tiempo de hacerla. De hecho, el mismo sábado tuvimos que hacer dos, porque la primera confundí el bote de azúcar con sal… y ya era la segunda vez que me pasaba…

Ingredientes:

Ingredientes

Para la tarta

– 250 gr de harina

– 75 gr de cacao puro. Yo he usado Valor en polvo sin azúcares

– 400 gr de azúcar

– 2 huevos

– 250 gr de mantequilla

– 140 ml de nata líquida

– 250 ml de cerveza Guinness, claro, cómo no

– 2 cucharaditas y media de bicarbonato sódico

– una cucharadita de azúcar avainillado

Para el glaseado

– 300 gr de queso de untar (no vale light)

– 360 ml de nata líquida para montar (podéis echar algo menos si queréis, porque me parece bastante, reservé un poco para unas fresas)

– 150 gr de azúcar glass

Preparación:

Es un poco para rubitas, ya sabéis que yo soy castaña clara y busco siempre lo fácil, sencillo y que no requiera de mucha aparatología, pues en casa tengo lo justo: batidora normalita con varillas, vaso y triturador, molde y desde estos reyes una báscula. Así que si hay que hacer algo un poco más profesional, se lo dejo a Corpa que es la que tiene la bichamix.

Para empezar, precalentamos el horno a 180º arriba y abajo y nos ponemos con la cerveza. La echamos en un cazo y dejamos que caliente a fuego medio. Cuando se haya calentado (ojo, no la lleguéis a hervir), se añade la mantequilla y se va moviendo para que se derrita. En cuanto ocurra, apartamos del fuego y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.

cerveza y mantequilla

Mientras enfra, iremos mezclando los elementos secos: harina, azúcar, cacao, azúcar avainillado y bicarbonato. Mezclamos bien.

secos

Por otro lado, nos encargamos de los líquidos: la nata y los huevos. Batimos a mano hasta que se integren

líquidos

y le añadimos la cerveza ya fría (si está caliente corréis el riesgo de que se cuajen los huevos).Y poco a poco, vamos incorporando la mezcla sólida mezclando bien, sin grumos ni brubujas.

Mezcla

La textura es algo más líquida que la de los bizcochos de yogur de limón, es lo que hace que luego se quede esponjosa y húmeda.

mezclado

A continuación, engrasamos un molde (preferiblemente de los que tienen plato y se desmolda el contorno), y espolvoreamos bien de harina.

preparar molde

Vertemos la masa y metemos al horno durante unos 45-50 minutos. Ya sabéis que podéis usar el truco del palillo, pero esperad hasta que creáis que ha subido lo suficiente, no vaya a ser que baje al abrir la puerta (aunque luego lo podamos ocultar al ponerle el glaseado).

antes del horno

Mientras tanto, mezclamos el queso y el azúcar glass hasta conseguir una crema homogénea.

queso y azúcar

Y por otro lado tenemos la ardua tarea de montar la nata. Y digo ardua porque no soy paciente para este tipo de cosas… No vale light ni reducida en grasa porque entonces no sube (o eso dicen los entendidos). Claro, que si te vas a meter esta tarta entre pecho y espalda, no te tomes un café con sacarina o busques nata light. Tómatela en su esencia y disfrútala. Después un paseo o algo de ejercicio. En fin, a la preparación, que me disperso: echamos en un vaso de batidora o bol  los 360 ml de nata (si está fría mejor porque sube mejor que en calor o temperatura ambiente por ser grasa). Batimos con la varilla hasta que se vaya quedando con textura cremosa. Cuidado que si seguís batiendo mucho, puede cortarse, así que cuidado, id viendo la textura.

nata montada

Para finalizar, mezclamos ambas mezclas: el queso con azúcar y la nata montada. Mezclamos hasta integrarlas pero con cuidado de no bajar la nata. Tapamos y la dejamos en la nevera. Yo lo dejé hasta el momento de servir al día siguiente, para que no reblandeciera el bizcocho.

En un rato tendréis la tarta, sacamos y dejamos enfriar. Yo ya os digo que la dejé hasta el día siguiente, y desmoldé y le puse el glaseado minutos antes del “momento velas”. También porque no era en casa y me era más sencillo transportarla con el molde completo.

Para poner el glaseado no hace falta que quede uniforme, perfecto como si fuera una tarta de fondant. De lo que se trata es de que la tarta parezca una cerveza, el bizcocho es el cuerpo y el glaseado la espuma, así que no lo cubráis por los lados echad arriba y dejad que gotee.

Tarta 1

Tarta 2

La tarta estaba deliciosa y parece que triunfó. Aunque había un par de comensales no muy amigas del queso de untar y se la comieron apartando el glaseado. Seguro que la volveré a hacer aunque la visualizaba en unos vasos de pinta, sería una presentación muy chula, pero claro, mete el cristal en el horno….quizá se puede hacer el bizcocho normal, y después con unos moldes trocearlo de forma que rellenemos unos vasos como cuando hice la tarta de queso… mmm, pepitas de oro… Aunque también está la opción Cupcakes, colocando el glaseado con la ayuda de la manga pastelera… Pero eso será la próxima.

porción

¿Conocíais la tarta? ¿Os animáis a hacerla?

Feliz San Patricio

San Patricio

Té Twinings Traditional Afternoon

Hace un par de semanas vino de visita mi hermano expatriado y un día antes de venir nos mandó un mensaje a mi prima y a mí, ambas amantes del té, para ver si queríamos que nos trajese alguno nuevo. Y nos decantamos por este:

Twinings traditional afternoonAquí no lo he visto, es una marca inglesa, no sé siquiera si se comercializa en España.

Es un té negro, como me gustan a mí, pero es algo más suave que el Breakfast. No tiene sabores raros, ni canela, ni chocolate, ni cardamomo… un té, de los sencillos, de esos días que no quieres más. Aunque puede ser interesante con una rodajita de limón.

La cajita, como veis en la foto, es de 50 bolsas, que vienen de dos en dos pegadas entre sí, y como suele pasar con los tes ingleses, no lleva ni cordoncillo ni grapa

bolsitaEsta marca tiene más versiones dentro del sabor tradicional, sin esos añadidos que os comentaba

tiposCreo que para la próxima creo que probaré el Strong Breakfast, a ver si es verdad que es más fuerte que el normal. De momento, este tiene su aprobado. Tanto, que como mi prima no venga a hacerme una visita, me voy a ventilar toda la caja. Yoli, estás avisada, jejeje.

Cena sana express: Ensalada de naranja.

Buenos días Bordes,

Hoy me gustaría compartir con vosotros una cena rápida y sencilla herencia de mi abuela. La ensalada de naranja es muy típica de la zona del norte de Extremadura. Mi abuela solía cortar la naranja en gajos, le echaba un minichorro de aceite sin más y a tirar millas! Hay quién le añade jamón picado o huevo. Yo la mezclo con queso de burgos y os puedo decir que está espectacular! Y ahora que me estoy leyendo, a lo mejor esta noche la mezclo con cecina porque es el único embutido que puedo tomar… compartiré con vosotros el resultado.

IMG_0473

Es una receta-truco fácil, rica, sencilla y sana. Además de aportar un montón de nutrientes y vitaminas que tiene la naranja; ayuda al tránsito intestinal. Así que Bordes, si estáis cansados de pasar por momentos “All Bran” duros  y de probar todo tipo de potingues contra el estreñimiento, aquí tenéis un truco de la Lali.

Muchas gracias Lali! Va por ti!

Hasta el próximo post!!

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.