El sistema educativo está muerto

El sistema educativo está muerto. Y no, no tiene que ver con la noticia de Finlandia y la supresión de la escritura a mano. Esta vez hablo de aquí, de España. Y no, no voy a entrar a criticar a Wert. Al menos no directamente, porque no es culpa suya (aunque podría introducir mejoras y solucionarlo), esto viene de atrás.

Tenemos un sistema educativo que se basa en el sistema loro. En el cole me gustaba Lengua y me gustaba Matemáticas. Sí, ahora soy de letras, pero con matices. Nunca he tenido problema con lengua, era algo que entendía fácilmente, nunca me aprendí las reglas ortográficas porque aprendí a leer pronto y comencé a devorar libros, así que la memoria fotográfica hizo el resto y no tenía que recurrir a “se escriben con … las palabras acabadas en…” porque salía solo.

lengua

Con la literatura era diferente, porque había que aprenderse autores, movimientos, obras… y para eso había que sentarse a leer y repetir y repetir hasta que te lo aprendías de memoria. Por eso nunca me gustaron las Ciencias Naturales o Sociales, porque era todo leer y repetir. Y la mayoría de las veces no sabía ni lo que leía y no me interesaba aprendérmelo. Eso sí, tenía una compañera que de camino al colegio me pedía que le preguntara la lección y era de las que había que darle la entradilla y luego lo soltaba todo de carrerilla con puntos y comas. En ese trayecto de unos 5 minutos se me quedaba la lección y fui aprobando con bienes como mucho. Bueno, Ciencias Sociales era diferente, teníamos un profesor que nos dejaba copiar, así que llegué hasta los notables, eso sí, luego lo sufrí en el instituto. Pero volviendo al principio, se me daban bien Lengua y Matemáticas. En matemáticas también había que estudiar algo, pero era muy poco, cuatro fórmulas y saber aplicarlas.

mateEl caso es que así no hay quien aprenda. Primero porque no hay motivación para aprender, y segundo porque muchas veces el alumno no entiende ni lo que lee, aprende estilo loro y en cuanto termina el examen, se resetea. Comprendo que haya que llegar a unos objetivos, que haya que dar unos contenidos en tal o cual curso, pero se puede enseñar de muchas formas, y así lo ha demostrado César Bona, un profesor aragonés. Es el único español que figura entre los 50 finalistas del Global Teacher Prize. ¿El motivo? Pues que ha dado una vuelta de tuerca a sus clases. Motiva y estimula a sus alumnos de una manera que muchos deberían tomar nota. Pero claro, es más fácil coger el libro, leer la lección, mandar los ejercicios que vienen a continuación y lo que quede sin hacer, para casa. Ojo, no critico a los profesores, al menos no a todos. Me he visto en su posición durante el corto período de mis prácticas del CAP y su curro lleva trabajo previo para preparar las clases, y posterior para corregir. Y hay alumnos que no lo ponen nada fácil. Otras veces el problema es la falta de medios en los centros, recuerdo pedir un proyector para transparencias y que no funcionaba… En cualquier caso, muchos deberían reciclarse, por ellos, y por la labor social que desempeñan. Si es un trabajo de vocación, seguro que hay más motivación.

César organiza las aulas de forma en que se convierten en un lugar de cooperación y colaboración entre los alumnos. Hay un espacio estilo tablón de anuncios donde cada uno puede ofrecer/solicitar ayuda a los demás. Fomenta la intervención de los chavales creando la figura de un abogado que interviene por sus compañeros para tratar temas con el profesor. Además tiene un mural en donde se favorece la expresión y la creatividad. Hay lugar para las felicitaciones, pero también para las críticas y las propuestas. Incluso tienen un responsable de recoger las quejas de forma anónima.

Sin duda, un gran ejemplo de lo que debería ser la escuela. Un lugar donde no sólo aprender contenidos de los libros de texto, sino de aprender a pensar, a razonar, a solucionar problemas, a proponer, a crear, a expresarse… En definitiva, un lugar que prepare a los alumnos a saber desenvolverse en el mundo exterior. Menos reyes godos y más saber cómo leer la letra pequeña de los contratos, sean laborales, con el banco o de cualquier otro tipo. Debería haber muchos como César.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: