El sistema educativo está muerto

El sistema educativo está muerto. Y no, no tiene que ver con la noticia de Finlandia y la supresión de la escritura a mano. Esta vez hablo de aquí, de España. Y no, no voy a entrar a criticar a Wert. Al menos no directamente, porque no es culpa suya (aunque podría introducir mejoras y solucionarlo), esto viene de atrás.

Tenemos un sistema educativo que se basa en el sistema loro. En el cole me gustaba Lengua y me gustaba Matemáticas. Sí, ahora soy de letras, pero con matices. Nunca he tenido problema con lengua, era algo que entendía fácilmente, nunca me aprendí las reglas ortográficas porque aprendí a leer pronto y comencé a devorar libros, así que la memoria fotográfica hizo el resto y no tenía que recurrir a “se escriben con … las palabras acabadas en…” porque salía solo.

lengua

Con la literatura era diferente, porque había que aprenderse autores, movimientos, obras… y para eso había que sentarse a leer y repetir y repetir hasta que te lo aprendías de memoria. Por eso nunca me gustaron las Ciencias Naturales o Sociales, porque era todo leer y repetir. Y la mayoría de las veces no sabía ni lo que leía y no me interesaba aprendérmelo. Eso sí, tenía una compañera que de camino al colegio me pedía que le preguntara la lección y era de las que había que darle la entradilla y luego lo soltaba todo de carrerilla con puntos y comas. En ese trayecto de unos 5 minutos se me quedaba la lección y fui aprobando con bienes como mucho. Bueno, Ciencias Sociales era diferente, teníamos un profesor que nos dejaba copiar, así que llegué hasta los notables, eso sí, luego lo sufrí en el instituto. Pero volviendo al principio, se me daban bien Lengua y Matemáticas. En matemáticas también había que estudiar algo, pero era muy poco, cuatro fórmulas y saber aplicarlas.

mateEl caso es que así no hay quien aprenda. Primero porque no hay motivación para aprender, y segundo porque muchas veces el alumno no entiende ni lo que lee, aprende estilo loro y en cuanto termina el examen, se resetea. Comprendo que haya que llegar a unos objetivos, que haya que dar unos contenidos en tal o cual curso, pero se puede enseñar de muchas formas, y así lo ha demostrado César Bona, un profesor aragonés. Es el único español que figura entre los 50 finalistas del Global Teacher Prize. ¿El motivo? Pues que ha dado una vuelta de tuerca a sus clases. Motiva y estimula a sus alumnos de una manera que muchos deberían tomar nota. Pero claro, es más fácil coger el libro, leer la lección, mandar los ejercicios que vienen a continuación y lo que quede sin hacer, para casa. Ojo, no critico a los profesores, al menos no a todos. Me he visto en su posición durante el corto período de mis prácticas del CAP y su curro lleva trabajo previo para preparar las clases, y posterior para corregir. Y hay alumnos que no lo ponen nada fácil. Otras veces el problema es la falta de medios en los centros, recuerdo pedir un proyector para transparencias y que no funcionaba… En cualquier caso, muchos deberían reciclarse, por ellos, y por la labor social que desempeñan. Si es un trabajo de vocación, seguro que hay más motivación.

César organiza las aulas de forma en que se convierten en un lugar de cooperación y colaboración entre los alumnos. Hay un espacio estilo tablón de anuncios donde cada uno puede ofrecer/solicitar ayuda a los demás. Fomenta la intervención de los chavales creando la figura de un abogado que interviene por sus compañeros para tratar temas con el profesor. Además tiene un mural en donde se favorece la expresión y la creatividad. Hay lugar para las felicitaciones, pero también para las críticas y las propuestas. Incluso tienen un responsable de recoger las quejas de forma anónima.

Sin duda, un gran ejemplo de lo que debería ser la escuela. Un lugar donde no sólo aprender contenidos de los libros de texto, sino de aprender a pensar, a razonar, a solucionar problemas, a proponer, a crear, a expresarse… En definitiva, un lugar que prepare a los alumnos a saber desenvolverse en el mundo exterior. Menos reyes godos y más saber cómo leer la letra pequeña de los contratos, sean laborales, con el banco o de cualquier otro tipo. Debería haber muchos como César.

Viaje al centro de la tele

Hace un par de semanas os hablaba de un programa que hace un buen uso del archivo histórico de Rtve y os comentaba que tenía un par de ellos, bien, pues hoy os traigo el otro: Viaje al centro de la tele.

logo

Al igual que con Chachitos, descubrí Viaje al centro de la tele de casualidad. Creo que fue un sábado por la mañana desayunando, y después descubrí que era redifusión cuando volví a dar con él un viernes después de un partido de la selección. Me enganchó y busqué en internet el resto de programas que me había perdido.

Ahora mismo no está en emisión (aunque en el puente hubo alguna reemisión), pero puede verse en la web. Tiene dos temporadas de capítulos de media hora. La segunda es mucho mejor que la primera, y en parte por el narrador, que no es otro que Santiago Segura.

Santiago

En la primera temporada de 2013 daba voz Manu Martínez, locutor de RNE, pero no tiene la chisma, el humor irónico y las pullas del director de cine. Sin duda un acierto el cambio. Los grafismos son de Borges, todo un lujo.

El programa guarda similitud con Cachitos, pues nos muestra los cambios de la sociedad a través de la música, del archivo sonoro de Rtve, pero tiene un tono diferente, porque no sólo se centra en rostros del panorama musical. Cada programa gira en torno a una temática, por ejemplo la primera vez en televisión de presentadores, actores, cantantes o personajes de la prensa rosa. Recuerdo el de la recién fallecida Duquesa de Alba, gag que aparece durante todo el programa y en los sucesivos

Duquesa

los concursos, la canción del verano, las modas, el fenómeno fan, los guateques y su evolución, imitadores e imitados, incluso un repaso a los programas gastronómicos.

A ver si se plantean una tercera temporada porque es un programa muy divertido y fresco, con un humor ácido. Debería haber más programas como Cachitos de hierro y cromo y Viaje al centro de la tele. Rtve tiene la historia de un país que tendría que airearse más.

Órbita Laika

La semana pasada os hablaba de un programa de La 2, Cachitos de hierro y cromo. Todo un señor programa, aunque se emita en una cadena que no tiene tanta audiencia, aunque compita con otros programas también interesantes un domingo a las 10 de la noche. Pues bien, este domingo, en medio de un puente, a las 11 de la noche y a continuación de cachitos, se estrenaba Órbita Laika. Otro programa que pinta muy bien.

650_1000_orbitalaika

Lo confieso de antemano, si no lo presentase Ángel Martín, seguramente habría cambiado de cadena, pero este showman catalán me tiene encandilada desde la época de Sé lo que hicisteis. Y es que a mí la ciencia no me atrae mucho, he sido siempre de letras puras. En el colegio las matemáticas no se me daban mal, pero si entrábamos ya en ciencias naturales, física, química, biología… no eran para mí. Así que a priori un programa de ciencia un domingo a las 11 de la noche parece que no me iba a tener como espectadora.

ángel martín

Pero cuando el conductor es Ángel Martín la cosa cambia. Porque sabes que va a tener humor y porque sabes que será para tontos.

Y sí, humor hubo, el presentador comenzó con un monólogo y además tuvo como madrina a Ana Morgade, que también me encanta con ese toque irónico que tiene. Ana ejerció de madrina, y tras una entrevista, se quedó en el sofá participando en las explicaciones y curiosidades que se iban dando a lo largo del programa.

Órbita Laika, por lo que he podido ver en este primer acercamiento, es un programa de ciencia en el que ésta se le presenta al espectador desde un punto de vista llano, para que todo el mundo lo entienda. Sí, hay términos científicos, incluso experimentos y demostraciones por medio de sus colaboradores expertos en diferentes áreas, pero como digo, muy de andar por casa.

Al programa le faltó algo de ritmo, vi a Martín un tanto dubitativo como presentador, aunque muy bien en su punto de ignorante, que le acerca más a espectadores como a mí; a veces las cámaras no pinchaban a quien tenían que enfocar, supongo que por el falso directo y no estar tan guionizado; y los colaboradores entraban y salían sin apenas tiempo para afianzar en la memoria lo que nos acababan de explicar. Quiero pensar que es por ser el primer programa y que todo ello mejorará, porque el planteamiento es muy bueno.

colaboradores

Me pareció muy educativo el vídeo de la selección natural, muy interesante el uso de los aditivos alimentarios en la cocina, muy buena idea aquello de desmontar mitos de internet como el de los 4 móviles que hacen palomitas. Y todo muy bien explicado y con su demostración práctica, como la de que el color rosa no existe.

Tanto si eres de ciencias como de letras como una servidora, creo que te va a gustar Órbita Laika. Si eres de los entendidos porque asentirás mientras ves el programa corroborando que lo que explican es cierto, y si eres de los míos porque te sorprenderás dándole lógica a aspectos que antes no tenían, o entendiendo tal o cual fenómeno. Me parece mucho más acertado este tratamiento de la ciencia que el que hacen en el programa de Pablo Motos.

Veremos a ver qué nos deparan próximos programas y espero que dure en antena. Quizá incluso algún profesor de colegio o instituto lo use en sus clases. Seguro que los alumnos se sentirían más atraídos por la ciencia.

¿A mano o a máquina?

Recuerdo echar horas a los cuadernillos Rubio de caligrafía. Qué horror. ¿Os acordáis? Si sois de la EGB o antes, seguro.

cuaderno_rubioRubio dentroMe hacía mucha gracia aquello de la contraportada de bien y mal… jamás he conseguido escribir con el dedo sin flexionar.

Caligrafia

Mientras que aprendí a leer antes que mis compañeros de clase y no tuve que hacer uso de las cartillas de lectura, por el contrario el tema escritura pudo siempre conmigo. No tenía una letra clara, pulcra y bonita de niña. Y sigo sin tenerla. Desigual, a veces con las enes para arriba, otras para abajo, las efes que son un único trazo recto… No sé si es que mi mente iba más rápido que mi mano, pero he tenido siempre letruja.

Sin embargo, a pesar de que las cartillas de escritura y los castigos de escribir 100 veces no hablaré en clase me hayan traumatizado, jamás se me ocurriría eliminar de mi vida el escribir a mano. Fea o bonita, mi letra es mía, es una forma de expresarme, y según los grafólogos desprende rasgos de nuestra personalidad.

Por eso no entiendo la medida que se va a tomar en Finlandia a partir del año que viene. Al parecer, se va a sustituir la enseñanza de la caligrafía en los colegios sustituyéndola por mecanografía.

Vayamos por partes. Por un lado entiendo que se enseñe a los críos a usar un teclado, ya que forma parte de nuestras vidas en miles de aparatos que nos rodean. Me parece lógico que ganen destrezas en ese aspecto, al igual que en clase de dibujo se introdujo el diseño por autocad y se redujo la cantidad de horas en láminas y rotrings. Del mismo modo en que aprendíamos a escribir a máquina hace unas décadas: para adaptarnos al nuevo día a día.

Pero por otro lado, que desaparezca por completo el escribir a mano me parece una barbaridad. Quizá si nos ponemos a recordar la última vez que escribimos un texto medianamente largo tengamos que echar la vista mucho tiempo ha. Yo la primera. Uso mucho el boli en el trabajo para anotaciones, para tachar, para apuntar en la agenda. Pero en mi día a día, ni siquiera la lista de la compra. Puntualmente escribo una ruta de viaje, anotaciones, pero nada lo suficientemente largo como para tenerlo en consideración. Seguramente, la última vez que escribí un texto, no unas líneas o una dirección en un sobre, fue hace casi 10 años. Justo desde que terminé la universidad, desde que dejé de tomar apuntes y estudiar. Y es que yo no servía para estudiar con letra de ordenador, necesitaba la mía, desordenada, diferente, con colores, subrayados y anotaciones. Hoy si tuviera que escribir tanto, se me abriría la muñeca del cansancio. Ya no estoy entrenada.

Escribir a mano se ha convertido en algo poco práctico, a veces no reconocemos ni la letra de los demás, pero aún así, me parece importante que se siga aprendiendo. En algún momento nos encontraremos sin un dispositivo a mano, ¿no? No digo que haya que escribir con una caligrafía de cartilla, pero qué menos que se sepa escribir de una forma decente, con su ortografía, por supuesto.

Estoy de acuerdo en que escribir a máquina es más rápido, más creativo, se puede cortar, pegar, corregir, se pueden evitar esos horribles tachones, aquí estoy escribiendo, está claro que le echo muchas horas a un teclado. Pero creo que se debería conservar el aprendizaje de la caligrafía y no darla totalmente de lado por mucha tecnología que nos rodee. Todo en su debido espacio.

Siempre que se habla de Finlancia en el área de educación se destaca su buena posición en los informes, y creo que tienen mucho de lo que hemos de aprender por estos lares, pero aquí creo que han patinado.

El archivo sonoro de Rtve en Cachitos de hierro y Cromo

Hoy no voy a hablar de realities de divinity, ni de chuscos de Antena3, hoy quiero hacer mención a un par de programas que emite la televisión pública y me parecen un gran acierto.

En la primera entrega, en el post de hoy, os quiero hablar de Cachitos de hierro y cromo.

logo

Es todo un descubrimiento, en mi caso fue un domingo sobre las 10 de la noche haciendo zapping. Se emite en la 2 y está presentado por Virginia Díaz, subdirectora de Los conciertos de Radio 3 y directora y presentadora de 180 Grados en dicha emisora.

presentadora

En Cachitos nos adentramos en el archivo de RTVE a través de la música, y nos sirve como leit Motiv para ver los cambios que se han ido produciendo en la sociedad española de las últimas seis décadas. Es un cuéntame, como si abriésemos el álbum empolvado encontrado en un cajón y te sorprendes, te ríes, tarareas… Una delicia de programa.

videoclips

Es un momento revival, de redescubrimiento de auténticas joyas en forma de videoclips con unos estilismos desternillantes y estrafalarios, con unas poses esperpénticas, con esos peinados tan yeyés… Esta semana sin ir más lejos el tema era el Agropop y recordaban desde Fernando Esteso y su Ramona pechugona hasta el Koala pasando por No me pises que llevo chanclas o música celta. Y por supuesto, nunca faltan temas menos comerciales como algunos que han pasado por Radio 3.

cabecera

En su origen, surgió como un especial navideño, supongo que de estos baratos en los que los directivos decidieron no más Pantojas, Chayannes o Bisbales y aprovechar ese legado sonoro que esconden sus archivos. Sin embargo, pasó a convertirse en un programa semanal con muy buena repercusión en las redes sociales. Chachitos es ágil, divertido, con momentos nostálgicos, con sorpresas, como los Jackson 5 en España. Hoy en día compite con Évole y Ana Pastor en la Sexta, grandes programas también, pero si quieres desconectar de la política un rato y disfrutar del último rato del fin de semana, te sugiero que pongas La 2 y veas un rato de Cachitos. Y si no, todos sus programas se pueden disfrutar en la web.

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando con mimo

Diseño y decoración de tu boda

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.