Fin de semana Europeo

Hoy estamos de lunes de resaca futbolera y política. Un finde en el que se han unido la Final de la Europa Champions League y las Elecciones al Parlamento Europeo. ¿Y qué ha interesado más? El fútbol, aber natürlich, que esto es España.

El otro día a colación del despliegue atlético por las calles de Madrid tras haber ganado la Liga me comentaba mi madre lo que le sorprendía cómo se movilizaba la gente para recibir a un equipo de fútbol (con corte de calles y despliegue policial incluido), y lo poco que se arranca (o nos arrancamos) la gente a la calle para manifestarnos y reivindicar nuestros derechos. Y la verdad es que tengo que darle la razón. Soy futbolera, sí, pero el fútbol se nos ha ido de las manos. Cifras astronómicas para fichar a jugadores, que si la ley Beckham, que si desfalcos a Hacienda por parte de jugadores, que si presidentes de equipos de fútbol que van a la cárcel, deudas millonarias a la Hacienda Pública, los precios desorbitados de las entradas (sin hablar de reventa, claro), las agresiones e insultos en los campos… El fútbol ya no es lo que era, o al menos lo que debería ser.

Final

En fin, es una pena que haya todo eso detrás cuando de lo que se trata es de ver un partido. Por supuesto que en casa lo vimos, acompañados, cómo no, que estos partidos son los que se ven en buena compañía, comentando las jugadas, con un refrigerio y un picoteo. Con los nervios a flor de piel. Eso sí, no había piques pues no había nadie del Atleti.

winners

Como tantos otros madridistas dábamos el partido por perdido desde la cantada de Casillas (que no sé en qué estaba pensando) hasta que llegaron los cambios del Madrid y el equipo empezó a subir y a llegar al área rojiblanca. Y es que por mucho que parezca injusto, al final un partido hay que jugarlo hasta el último minuto, algo que al Madrid se le da muy bien, sobre todo en competiciones europeas, apelando al espíritu de Juanito, de Raúl o del apuntador. Y el Atleti es la mujer barbuda, el pupas, que además daba signos de cansancio. Y al final, gol de infarto en el último minuto de Ramos y a la prórroga. Y ahí ya el atleti terminó por desaparecer y los blancos siguieron subiendo con el subidón del empate y tanto va el cántaro a la fuente que al final un 4-1 que suena más de lo que fue el partido. Más allá de la lesión de Costa, de Cristiano con miedo a apretar y romperse, con el jaleo de Varane y el Cholo que pudo enturbiar el partido…Y de Lisboa a Cibeles, plagada de aficionados como días antes en la celebración de la liga de los rojiblancos.

Y con la resaca futbolera llegó el domingo electoral. No sé vosotros, pero en mi casa es impensable no ir a votar. Recuerdo de pequeños ir a acompañar a mis padres al colegio, ver aquellas cabinas con cortinilla que parecían confesionarios (nada que ver con las estructuras de ahora),

cabinael proceso del sobre en la urna, todas aquellas papeletas colocadas… La gente que salía de misa y después a votar y al bar a tomar el aperitivo. Un clásico, vaya.

No es que sea el día más feliz de mi vida, pero para mí tiene un valor. Sé que hay gente que dice que un voto no cambia nada, y quien dice que cada voto cuenta, para mí va más allá, es el hecho de ejercer un derecho y un deber como ciudadano. Nos quejamos de mucho, pero luego se nos da la oportunidad de votar y no se aprovecha. Nos olvidamos de que no hace mucho no todo el mundo podía acudir a las urnas, por no hablar si eras mujer. Creo que deberíamos hacer como en países como en Brasil en los que la gente está obligada a ir a votar y si no acude, tiene multa económica. Eso va mucho con nosotros, si tenemos multa, ah, no, entonces voy, no vaya a ser que tenga que pagar… Aunque claro, tomar esta medida sea difícil, pues seguro que hay partidos más interesados en que la gente no se movilice, no vaya a ser les dé el voto a otros. Y así nos va, que la participación ha sido de un bajísimo 46 %. Aunque parece que hay movimiento y me han sorprendido los resultados.

papeletas

He votado siempre, incluso cuando estaba de erasmus, en aquellas elecciones del Tamayazo, con lo cual hubo que votar de nuevo al volver… Y mi hermano, que vive en Londres, aprovechó para hacernos una visita y ejercer su derecho a voto. Y de paso, contarnos un poco las costumbres por la isla, en donde votaron el jueves de 7 a 22. A él en concreto le tocaba votar (sólo participó en las locales) en una iglesia, sí, sí, fijaos que horario tan amplio, y en una iglesia… Lo más normal del mundo, vaya. Al parecer se elige un edificio céntrico en el barrio correspondiente y puede ser una iglesia, centro comunitario, colegio, sala del ayuntamiento… Incluso en las zonas rurales habilitan caravanas, pubs o peluquerías, incluso lavanderías… lo que le venga mejor a la gente.

Además, me cuenta que no había gente en las mesas como presidentes y vocales vigilando las urnas y cuántos papeles metes; que le sorprendió que tan sólo con nombre y dirección puedes votar, nada de enseñar un documento identificativo, puesto que no tienen DNI. Si esto pasa en Londres (supongo que en el resto del país será así), ¿qué no pasará en otros países? Vamos, que conozco historias de hijos con padres ya mayores que les llevan a votar con la papeleta ya preparada a su conveniencia, pero esto de que te puedas hacer pasar por otro… Es más, existe el voto autorizado (Voting by proxy), que consiste en que si tú por lo que sea no vas a poder ir a votar, te inscribes, como si lo fueras a hacer por correo, pero lo que haces es dejar en tu nombre a una persona. Vamos, imaginaos que tenéis que recoger un paquete en correos y no podéis ir y mandáis a alguien, firmáis una autorización, le dais el papelito del buzón y os hacen la recepción. Pues igual, le mandas como autorizado con la papeleta y los candidatos que tiene que elegir y fiarte de que va a votar lo que le has dicho, claro…

White-Euro

¡¡Encima sin sobre!! No sé vosotros, pero mi voto es mío. Bastante tenemos con los tejemanejes que hay…

En fin, no quiero entrar en política, ganadores, perdedores, estadísticas, gráficos… sólo en reflexionar sobre un acontecimiento que parece que pasamos de puntillas, que no le damos la importancia que deberíamos a pesar de lo que nos ha costado llegar hasta donde estamos, que cada vez perdemos más derechos y no valoramos los que tenemos.

Os dejo con otra reflexión de mi madre: ¿no tendrán en qué gastarse el dinero que nos llenan los buzones con spam político? Y es que es verdad, ¿para qué nos mandan papeletas a casa cuando vas al colegio electoral y tienen para exportar? Vaya gasto de papel.

¿Visteis el partido? ¿Fuisteis a votar? ¿Conocéis rarezas de otros países en esto de votar?

Anuncios

One Response to Fin de semana Europeo

  1. Pingback: Rarezas gastronómicas: Especial British | Bordes Con Ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: