Depilación láser

Ahora que ya pasó el verano, y que con septiembre nos planteamos nuevos propósitos, como mejorar la alimentación de cara al verano que viene, o hacer más ejercicio, tal vez os hayáis planteado también deshaceros del vello corporal.

Desde que apareció el láser cada vez son más los que deciden – decidimos – cambiar los métodos tradicionales (cuchilla, crema, cera…) por un método definitivo, la depilación láser. Yo tomé la decisión hace casi tres años, y hoy os traigo mi experiencia.

Ante todo, si os decantáis por este tipo de depilación, no vayáis al primer centro que os encontréis, sino que es recomendable comparar, preguntar qué máquinas usan, método, garantías…  yo tenía entre mis amigos y conocidos gente que ya había empezado con este tratamiento y oí de todo: desde gente encantada, a otros a los que les habían quemado o no habían tenido los resultados que esperaban. Yo finalmente elegí un centro especializado en la pérdida de cabello, en tratamientos de belleza y depilación, porque me hablaron muy bien del trato y forma de trabajo, y porque además tenían ofertas interesantes. Descarté peluquerías, centros de estética de barrio y cadenas low cost.

Este tipo de depilación al principio no estaba al alcance de todos, ya no sólo por el precio, sino porque según qué pieles no eran aptas. El láser detecta el vello gracias a la melanina que este tiene y que determina su color, por lo que si eras muy morena y tenías el pelo también oscuro corrías el riesgo de quemarte. Así como si tienes el vello muy claro, no lo detectará, pues apenas tiene melanina. Hoy en día la cosa ha ideo evolucionando y existen varios tipos de láser que se aplican según el color de piel y vello:

  • Láser Rubí, con una longitud de onda de 695 nm, especialmente indicado para pieles claras y vello negro.
  • Láser Diodo, con una longitud de onda de 810 nm, se emplea para pieles oscuras y vello oscuro.
  • Láser Alejandrita, con una longitud de onda de 755nm, se usa en vello oscuro y con un tono de piel medio.
  • Láser Neodimio-Yag, con una longitud de onda de 1064 nm, se puede usar en todo tipo de piel, pero con menor eficacia.

Por esto os decía lo de acudir a un centro especializado, que te aplicarán un láser u otro en función de tu piel y vello, no la única máquina que tengan en una peluquería. A mí por ejemplo antes de contratarlo me concertaron una cita con una doctora, que observó las zonas que quería tratar y me aconsejó si era o no recomendable. Por ejemplo, yo tengo una piel muy clara, pero tengo el vello oscuro, por lo que ahí jugaba a mi favor, pues el láser lo iba a detectar muy bien. Sin embargo, no me recomendó piernas completas pues en el muslo más que pelo tengo vello, y no es tan oscuro, sino casi rubio, así pues apenas tenía posibilidades. Ojo también con el tema lunares, que como son más oscuros el láser puede reaccionar a ellos y yo tengo muchos, me los miró casi con lupa. Quizá en un centro menos especializado me habrían vendido el pack completo y si no da resultado… mala suerte.

Por otra parte, también te hacen una sesión de prueba, para que veas cómo funciona, si lo toleras, si te quita el vello… y ahí decides si sigues adelante, o no. Y aquí tienes el momento de duda, pues por mucho que digan que no, ya os digo yo que sí, QUE DUELE. A ver, cada uno tenemos una escala de dolor, no todos toleramos al mismo nivel, está claro… pero eso de un cosquilleo… no. Es como si te clavaran agujas. Sí, la sesión es corta, entre una y otra la depilación dura más que con cera, poco a poco salen menos pelos, la piel está mejor… pero no es un camino de rosas, vaya. De hecho hay quien usa pociones anestésicas en la zona que van a tratarse.

depilacion-laser¿Cómo transcurre una sesión? Has de ir limpia de cremas, maquillaje, desodorante o cualquier otro producto que cree pantalla en la piel. Asimismo hay medicamentos que hay que evitar unas horas antes por ser fotosensibles y reaccionar al láser (podrías tener quemaduras). Y por supuesto no haber tomado el sol un mes y medio antes, ya que con el sol activamos la melanina de la piel, y como el láser busca la melanina… nos quemaría. Una vez en la camilla, con las gafas protectoras puestas, y tomando como ejemplo las piernas, te marcan con un lápiz blanco en cuadrantes para no pasar dos veces por el mismo sitio y empieza la tortura (sobre todo en zonas donde hay hueso). El láser ejerce calor, y para calmar la piel, te aplican aire frío a la vez, con lo que notas el aire frío, un aguijón y oyes un pitidito, y así durante un rato: piiiiiiiii, frío, aguijón, piiiiiiiii, frío, aguijón, piiiiiiiii, frío, aguijón… no sé cómo no se vuelven locas las auxiliares todo el día ahí con el sonidito y el olor a pelo quemado… Cuando acaban, te aplican una loción de aloe para calmar la zona, que se queda con los pelos requemados y ligeramente marcados los poros, y a casa.  Has de evitar el sol unos 15 días y entre sesión y sesión sólo usar cuchilla, pero por lo demás, poca indicación más.

Como ya os he dicho, tiré para adelante, me lancé a la piscina y me cogí una tarifa plana de tres años que estaba en oferta. Me indicaron que, si bien depende de cada persona, se vienen necesitando unas 10 sesiones para eliminar todo el vello, y aún así cada año se requiere un repaso. Como las sesiones son aproximadamente cada dos meses (luego se va espaciando más), el plan de tres años incluía unas 14 sesiones, así que me parecía aceptable.

Y ahí voy, en febrero se cumplen los tres años desde que comencé, apenas tengo vello en las zonas tratadas y cada vez pasa más tiempo entre una y otra sesión, este año fui en abril, y ahora en septiembre. Aprovecharé una última sesión en enero y después imagino que iré una vez al año a darme un repaso a los rebeldes que aún queden.

Yo estoy bastante contenta con el resultado, pero ya os digo que hay que tener mucho cuidado, si no elegimos bien podemos sufrir quemaduras o que el vello no desaparezca porque se ha ido aclarando, se vuelve fino y después ya no se puede eliminar con láser… vuelves a la cuchilla, lo haces de nuevo oscuro y fuerte…. y vuelta a empezar. Aunque también hay que tener en cuenta que hay zonas en donde te pueden quitar el vello, y te vuelve a salir, al parecer es por las dichosas hormonas, eliminas los que hay, pero con el tiempo crecen nuevos, tal es el caso de la zona alba, de las aureolas, o en los hombres la zona lumbar, orejas o nariz.

Y vosotros, bordes, ¿os habéis apuntado a la depilación láser?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: