El trauma de cortarse el pelo

Pues sí, bordes, para mí, cortarme el pelo supone un trauma. Y no porque tenga una larga melena, o un pelo especial tipo pelo pantene o algo así, es simplemente porque sé que no voy a quedar contenta con el resultado. Partimos de la base de que tengo un pelo complicado ( o puede que sea yo la complicada) : liso, fino, escaso, lacio, sin volumen… En fin, que permite poca variedad, por mucha humedad que haya en el ambiente, no se ondula…

tijeras

A lo largo de los años he de reconocer que no he variado mucho el corte de pelo. Hasta más o menos los 13 lo llevé hasta la cintura, con flequillo. Después me lo corté a media espalda y probé a dejarme el flequillo largo. Tengo las raíces grasas, y la cara también, como ya os he comentado varias veces, así que el flequillo no me iba bien. El caso es que lo tuve un año o dos así, con el flequillo creciendo, y el pelo a media espalda, hasta que se igualaron y me lo capeé. Pero claro, cuando tienes poco pelo y además lacio, no sirve de mucho, con lo que con 16 años probé con la permanente, a ver si así ganaba algo de volumen. Y ya sabéis, aquello de que siempre queremos lo que no tenemos. Pero nada, un error, aquello no subió, se me quedó el pelo ondulado, no cogió rizo, lo único que saqué bueno fue que se me secaron las raíces y me pude olvidar de la grasa, pero vamos, a los 3 meses tenía liso hasta las orejas. Así que en cuanto cayó un poco más el rizo, me lo corté a media melena y así lo llevé otro par de años, hasta que decidí que me lo dejaría largo de nuevo. Con 18 años tenía una compañera en la Escuela de Idiomas que era peluquera, a la que siempre le comentaba lo complicado que era mi pelo, y me dijo que la permanente seguramente no me la hicieron bien, que ella me la haría de nuevo si quisiera. Y me puse en sus manos, y tuvo razón, me quedó mejor que la primera vez, así que algo no debió funcionar años antes. El caso es que aún así, al cabo de unos meses, el rizo cae, la raíz crece,  y colvemos donde siempre: al pelo liso.

Y de ahí en adelante he intentado dejármelo largo, probando capeados, con el flequillo algo más largo, algo más corto, que si raya al lado, que si en el medio, pero nada, mi pelo no coge volumen, es lo que hay. Y el no tener una peluquera (o peluquero) de confianza, supongo que tampoco ayuda, ya que como no salgo contenta del corte de pelo, la siguiente vez acabo en una peluquería diferente, y yo no sé si no me explico, o si las peluqueras no escuchan, pero no conseguimos nada.

Porque esa es otra, ¿qué les pasa a las peluqueras con lo de escucharte? Entiendo que quieran colarme lo de hacerme unas mechas, porque al final, cobrarían más que por un simple corte de pelo, claro está. Pero cuando les dices, quiero cortarme sólo las puntas, lo tengo capeado, y quiero mantenerlo así, la capa más corta por el cuello, y el resto con una diferencia de 3-4 dedos. ¿Parece claro, no? Pues misteriosamente ellas no lo entienden. O si no, como cuando llevas una foto de muestra… no he conseguido una peluquera que se ciña a la imagen. A ver, soy consciente de que en las fotos hay horas de maquillaje y peluquería, y seguramente photoshop y que mi pelo no va a quedar así tal y como salga de la ducha, pero hombre, una aproximación al corte… el peinado sé que correrá de mi cuenta….

El caso más desastroso fue hace un par de años que en diciembre me fui a la peluquería del barrio, hojeé unas revistas mientras esperaba, encontré una foto y le dije: “quiero esto, pero la última capa que siga siendo larga” y me dejó el pelo corto, pero corto menos de media melena, capeado… un desastre… Eso fue allá por diciembre de 2011 y ahora ya he conseguido que me llegue a media espalda, todo un triunfo…

En fin, el otro día fue a cortarme el pelo, y como siempre, no iba muy contenta, pues no sabía qué me iba a encontrar, pero esta peluquera sí que me escuchó, miró y tocó mi pelo, valoró y me recomendó más o menos en base a lo que yo le había contado sobre mis costumbres: no uso plancha, secador poco, nada de espuma, laca, cardados o similar… Y aunque no consiguió el corte exacto de la foto, hizo lo que pudo dadas las circunstancias. Y por una vez, creo que salí contenta. La pena es que al ser una franquicia de peluquerías, seguramente la próxima vez que vaya, tendré el mismo problema porque no me encontraré con la misma…. Qué pereza…

¿A vosotros os pasa lo mismo? ¿O tenéis la suerte de contar con alguien de confianza que os escucha, os aconseja y os deja como queréis?

One Response to El trauma de cortarse el pelo

  1. Pingback: Conseguir volumen en cabello liso, fino y lacio | Bordes Con Ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: