Juegos rancios III: Dobble

Bordes, hace tiempo que no hablábamos de juegos desde aquel carcassonne o time’s up, pero hoy os quiero hablar de uno muy ágil, lejos de las reglas del primero, pero con la diversión asegurada como en el segundo, y además, es para casi toda la familia ya que pueden jugar niños desde 6 años.Dobble

La duración del juego es cortita, en la caja dice que unos 15 minutos, pero yo diría que son unos 10 por partida, ya os digo que es muy ágil.

Dobble reverso

Dobble2La caja contiene 5 juegos, pero básicamente tienen una cosa en común: encontrar un símbolo que coincida en tu carta y en otra. Es un juego de observación, cada carta tiene 8 símbolos, pero sólo uno en común con el resto, y además, los símbolos no tienen todos el mismo tamaño, por lo que tienes que fijarte bien y aún así, hay veces que tienes un dibujo muy grande en tu carta, y eres incapaz de verlo, pero es porque todo va muy rápido.

CartasComo veis en la imagen, la carta de abajo a la izquierda tiene en común con la de la derecha el corazón, y esta el símbolo de nieve con la de arriba, que a su vez comparte con la de abajo el reloj. Ya está, no tienen más en común, no lo busques.

¿Cómo se juega? Pues veamos, tenemos 5 juegos, como decía:

5 juegos Instrucciones

– 1. La torre infernal: Se reparte una carta boca abajo a cada jugador, el resto, se ponen boca arriba en una torre en el centro. Todos los jugadores ponen boca arriba su carta a la vez y hay que ser el más rápido en encontrar el símbolo que coincida entre tu carta y la de la torre. El que lo identifique ha de nombrar el símbolo y coge la carta de la torre poniéndola sobre la suya, con lo que habrá nueva carta de referencia en el centro, y vuelta a empezar. Gana el que tenga más cartas cuando se acabe el montón del centro.

– 2. El Foso: Se reparten todas las cartas entre los jugadores, y la última se queda boca arriba en el centro de la mesa. Todos los jugadores han de dar la vuelta a la vez a su primera carta, y hay que deshacerse de ellas poniéndolas en el montón del centro. Básicamente es lo contrario al anterior. Se identifica símbolo en común, se nombra, y se pone la carta de tu montón en el del centro. Y gana el que primero en deshacerse de sus cartas.

– 3. La patata caliente: En este sólo se reparte una carta por jugador, boca abajo, y todos descubren su carta a la vez poniéndola sobre su palma abierta para que el resto la vean ben. Como siempre, se trata de encontrar el símbolo, decirlo en voz alta y deshacerse de la carta, esta vez poniéndola sobre la de un contrincante, quien al tener carta nueva de referencia, tendrá que revisar de nuevo sus símbolos y los de los demás. Se hace por rondas, cuando un jugador se queda con todas las cartas, de esa baza, se vuelve a repartir, y así, se harán rondas hasta que se acaben las cartas. Pierde el que más cartas acumule, claro. Este es el que más risas genera, al menos cuando yo he jugado, porque vas a hacer el mal contra el resto, jeje.

– 4. A por todas: También se juega por rondas, hay que poner una cartaboca arriba en el centro, y alrededor de ella, tantas cartas como jugadores haya, estas boca abajo. Cada jugador al mismo tiempo ha de dar la vuelta a una carta y encontrar el símbolo en común con la del centro, nombrarlo, y quedarse con la carta que tenía, nunca con la del centro. Cuando todas las cartas descubiertas se hayan recuperado, los jugadores guardarán la carta del centro bajo el mazo de cartas restantes y se comienza nueva ronda. Cuando no haya más cartas que robar, el ganador será el que tenga más cartas. Este es, creo, el que menos me gusta de todos.

– 5. El regalo envenenado: Se reparte una carta por jugador, boca abajo, se forma un mazo con las restantes y se pone boca arriba en el centro de la mesa. Todos descubren su carta a la vez esta vez hay que encontrar el símbolo en común entre la carta de los demás y el centro. Cuando se encuentra, se nombra, se quita la carta central y se pone sobre la del adversario. Y se continúa hasta que se acaban las del montón. Gana el que tenga menos cartas.

Así de primeras puede parecer fácil, y la mecánica lo es, pero ya os digo que es muy ágil, siempre hay un avispado que tiene memoria fotográfica y que se adelanta a los demás, que te pone una carta encima y hace que tengas que volver a aprenderte los símbolos que tienes, o tapa el centro y ya no encuentras qué tienes en común con esa carta y te quedas como un bobo con la carta mirando de un lado a otro, como en un partido de tenis, sin saber qué hacer con tus cartas, no paras de ver labios, relojes, nieve… hasta que de repente estás en racha y empiezas a soltar una tras otra. Realmente en una partida se te puede dar muy mal, y en otra viene la inspiración.

Yo he jugado con pequeños y mayores, y he de decir que no entiende de edades, incluso a veces los niños son mucho más ágiles que los adultos, son más visuales, por así decirlo.

¿Conocíais el juego, bordes? Si no lo conocíais, os lo recomiendo sin dudarlo.

Anuncios

One Response to Juegos rancios III: Dobble

  1. Pingback: Nuevos comienzos, nuevos propósitos | Bordes Con Ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: