Tercera Corpada: María, María, ¿para qué sirve este botón?

Para no perder las buenas costumbres hoy viernes, subiré la tercera Corpada. He de confesar, que aunque se trate de una Corpada en toda regla, y por extraño que se me haga, yo no soy la protagonista sino una mera “espectadora” ya que estos ojitos que escriben fueron testigos presenciales de los actos. Palabrita de Corpa!

Se la dedico a mi amiga María y a su novio, llamémosle “N” para mantener cierta privacidad.

La Corpada que os narro hoy ocurrió el verano de 2011 durante las mejores y más divertidas vacaciones de toda mi vida. Nos fuimos un total de 6 amigos a EEUU de ruta por la Costa Oeste (en otro post os contaré con más detalle) del 29 de agosto al 13 de septiembre. Alquilamos un coche en el aeropuerto de San Francisco. Ya desde el primer momento supe que ese coche sería digno no de una, sino de varias Corpadas…intuición femenina!

Una “Ewok” nos acompañó a recoger el coche en el párking y nos explicó las cosas básicas que debíamos saber sobre el funcionamiento del bicho. Acto seguido, N., a quien le encanta conducir, se sentó en el asiento del conductor.

Yukon-SUV

Intentó adecuar la altura y cercanía al volante del asiento pero no lo consiguió. Uno por uno nos fuimos sentados todos, toqueteando las palancas y botones y gruñendo: “ no puede ser tan complicado!! “.  Ninguno pudimos y a punto estuvimos de reventar la silla de tanto forcejeo y todo porque no queríamos rebajarnos a preguntar a la Ewok pero no nos quedó otra.  Llegó la Ewok, se sentó al volante y con una facilidad y gracia innata en ella, como su ausencia de belleza, sonrío y nos dijo: así!

Pasado este trago cogimos el coche y nada más reseñable hasta el momento “Corpada”, salvo destacar el pedazo coche que llevábamos para 6 monos y el síndrome de Diógenes que nos entró en aquel bonito país. Era vergonzoso la cantidad de “mierdas” que acumulamos…especialmente en las Vegas, que al entrar al hotel salen a aparcarte el coche. A mí, sinceramente, me dio vergüenza entregárselo al aparcacoches…

Paramos en un supermercado del parque nacional de Yosemite a reponer bebidas y algo para reparar nuestra hambre. María, N. y yo estábamos muy cansados y más perros que Niebla y decidimos esperarles dentro del Yukon. María, por alguna rareza que aún no logramos descifrar, decidió cambiarle el sitio a N.: ella se sentó en el asiento del conductor y N. ocupó el sitio de copiloto y yo, me quedé en la siguiente fila de asientos, en el asiento central, charlando alegremente con la parejita.

N. observó que al lado del espejo retrovisor central había un botón con una crucecita roja!! Muy cuco el botón!! Hasta el momento nadie habíamos reparado en él y entendí que no sería nada importante, o nada tan importante como para que no nos lo hubiese explicado la Ewok. No se trataba ni de luces, testigos, música, etc. Era un “algo” que despertó la curiosidad de N. y logró engatusarlo hasta tal punto que preguntó:
“María, María, ¿para qué sirve este botón?”
María: no lo sé!!

En el coche parecía haber eco, ya que esta conversación se repitió un par de veces hasta que finalmente, N. no pudo contener sus ganas y su mente se apoderó del riego de su dedo índice izquierdo, toda la sangre se concentró ahí, en el dedo. No hubo tiempo a la reflexión. El dedo de N. estaba poseído, cobró vida y sin más, apretó el botón.

Al instante se escucha: “Emergency, emergency, how can I help you?”
Ninguno contestamos! Se nos comió la lengua el gato.  De nuevo y con un tono de voz más preocupante y más alto oímos: “Emergency, emergency, how can I help you?”

Si mi cara esa un poema, en el cómodo y alejado asiento trasero central, imaginaos la cara de N. y de María. En un arranque de nervios, María apagó el coche y quitó las llaves de contacto, pensando que de esa forma no sólo el coche se apagaría sino también la “voz”. Pero no!! la voz resonaba una y otra vez:
“Emergency, emergency, how can I help you?”

Nuestra cara ya no era un poema era una tragicomedia griega clásica… Por una parte pensé:  Qué pesadito el señor, ya se cansará! Pero por otra caí en la cuenta de que estábamos en EEUU y que, bromas las justas! Mi rostro cambió: por mi cabeza rondaba ahora la idea de que de repente, aparecería un coche de bomberos, una patrulla de policía y polis con metralletas y hasta un helicóptero de la W.A.T con el mismísmo Jack Bauer apuntándonos (véase la serie 24 de Kiefer Sutherland).

Entonces María supo que esto no tenía vuelta atrás…tendría que hablar con el Señor “emergenciero” y explicarle que N. había tocado el botón para hacer la gracia y que después N., se había callado y la había dejado a ella con el pastel. María en un acto irracional, como toda esta situación, agachó la cabeza y aún no sabemos por qué, se puso a hablar al volante, literal!! Y a la pobre lo único que le salío decir fue: “I…I…I…wrong!!! Sir, I wrong!!!”

Quería decir que se había confundido pero poneos en su piel…vosotros qué hubieseis hecho??? Balbucear…no os hagáis los duros!! Jejejeeje!!!

El pobre Sir, gritó: “lady, lady, are you o.k.? lady, are you o.k.?
María como pudo contestó: Yes, yes, I…I…I wrong!

Pobrecita mía!! Qué sudores!! Qué cara más blanca! Qué temblor de manos!!! Y N. mientras tanto, y yo, no lo voy a negar, riéndonos! Riéndonos de lo cómico de hablarle a un volante, de la cara angelical de María, comiéndose con papas el marrón de N. y sorprendida a más no poder de que un coche hable! Que un coche hable!! Y nos reíamos de los fantasioso de Kit con David Hasselhof en el “coche fanstástico”! Finalmente María le explicó como pudo, cuando recuperó la voz y un poco la compostura, que habíamos pulsado el botón por error. El señor la echó un poco de reprimenda y le dijo que no lo volviese a apretar más, que se había comunicado con emergencias. Pobre María…estuvo un rato más en estado de shock. Creo que si no se ha cargado ya a N. es porque lo suyo es amor verdadero, del auténtico.

Estuvimos horas y horas riéndonos de esta Corpada – sobre todo cuando se lo contamos al resto- pero también os juro que hubo un momento de pánico, de miedo paralizante ante las abrumadoras prestaciones del Yukon. Quién narices iba a pensar que pulsando un botón insignificante te comunicarías al segundo con “Emergency”???

Si vais a EEUU alquilad un Yukon: nunca os sentiréis solos ni mucho menos abandonados. Pero eso sí, cuidado con los botones!!!!

5 Responses to Tercera Corpada: María, María, ¿para qué sirve este botón?

  1. Pedro (P. para proteger mi intimidad) dice:

    Qué buenos recuerdos! El momento más hilarante de todo el viaje….aunque hubo muchísimos más!!!!

  2. Maripaz dice:

    Por favor P. cuéntanos más momentos…. no te arrepentirás jajajajaj

    • Pedro (P. para proteger mi intimidad) dice:

      Pues se me ocurre uno que fue entre divertido y del tipo “me cago en paneque”.
      Nos encontrábamos en el borde estatal entre los estados de Arizona y Utah, concretamente en una población llamada Page.
      Se da la circustancia de que el estado de Utah utilizan un huso horario diferente del de Arizona, una hora menos. Pero nosotros nos encontrábamos aún en Arizona.
      Como ésto fue objetivo de muchos comentarios, etc, el sujeto N. se amontonó y nos la lío parda en la madrugada del día siguiente.
      Dormíamos los 6 plácidamente en una habitación gigante de un Holiday Inn recuperandonos de los ajetreos del viaje y con la idea de comenzar la jornada temprano pues nos esperaba un día muy completo, cuando comienza a sonar la DANZA KUDURO, N. se pone a bailotear y a despertar a todo el mundo. Entonces Esther, en un momento de rancia completamente justificado se da cuenta que falta una hora para tener que levantarnos, le manda a tomar callar imperativamente, y conseguimos disfrutar de un ratito más en la cama.
      Pero la cara de N. no tuvo desperdicio, se quedo calladito y no volvio a molestar con el movil en todo el viaje.
      En el momento fue una putada, pero luego nos estuvimos riendo del episodio todo el viaje, y si ahora oigo la Danza Kuduro me viene a la memoria de forma inmediata esta anécdota.

      • Maripaz dice:

        jajajajaj Creo que eso nos lo contó Esther, me suena mucho!! Desde aquí somos fans totales del sujeto N. conocemos a su consorte M. y son geniales!! Vaya panda loca que os habéis juntado!!

      • EXTHREX dice:

        Pedro, prometo hacerte una Corpada con tu momento:
        “me ha embestido, me ha embestido” jejejejeje!! que tu gritito, tampoco tiene desperdicio y cuando te enfurruñaste y encima me cargaste a mí con la culpabilidad del asunto….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: