SEGUNDA CORPADA: El Metro en Alemania!!

Esta Corpada, que no es ni de broma la segunda cronológicamente hablando, pero sí en el orden de este blog se la dedico a Pare, compañera Erasmus y una de mis mejores amigas!!

Pare y yo nos fuimos a Alemania de Erasmus, allá por el año 2002-2003, que ya ha llovido pero hay cosas que ni la lluvia ni el tiempo podrán borrar!!!

Con el alemán no tuvimos problemas pero sí con nuestro pésimo sentido de la orientación, que nos jugó alguna que otra mala pasada, porque el alemán se puede aprender pero con la orientación se nace o no se nace. Yo no distingo derecha de izquierda y Pare se perdió el capítulo de “Barrio Sésamo” en el que Coco explicaba la diferencia entre “ahora estoy arriba, ahora estoy abajo”. Conseguimos hacer la matrícula de la universidad, empadronarnos o hacer el “Anmeldung”en el ayuntamiento, sacarnos el Ausländer Aufenhaltsbehörde (el permiso de residencia) que no sólo es difícil pronunciar el nombre sino también conseguirlo: la ristra de documentos y requisitos que te piden!!! y los mil papeles más que necesitamos para la Erasmus sin el mayor problema pero eso sí…cada vez que visitábamos una ciudad nueva, nos perdíamos, AUTOMATISCH!!!

Aún recuerdo lo tarde que llegamos de Essen por nuestro GPS interno sin batería, caduco o sin actualizar su base de datos, que nos hizo caminar una media hora en dirección a la estación central (Hauptbahnhof) y venga a andar y de la Hauptbahnhof ni rastro. Se nos iluminó una luz y preguntamos a una buena señora que de casualidad, pasaba por allí, qué si estábamos cerca de la estación?. Con ver la risotada de su cara nos dimos cuenta de nuestro “lerdismo”: llevábamos más de media caminando en dirección contraria. Giramos 180° y andamos otra media hora larga, de noche y acojonadas. Poner de relieve que en Alemania a las 16:00 en invierno es ya noche cerrada o “de noche por tol mundo” que dicen en mi pueblo, que en ese país se olvidaron de construir farolas en las calles y que las pocas que hay iluminan menos que un candil apagado y que los alemanes, cual Gishmo (Gremmly bueno), es llegar la noche, se meten en sus guaridas y de ahí no sale hasta por la mañana. Milagro que esa buena señora a la que preguntamos, aún no se había “recogido”.

Pero no os vayáis a pensar, que a raíz de este incidente, “espabilamos”, que nooo! Ni mucho menos…

Mi amiga Marina (alemana 100% a pesar de tener un nombre tan español y tan militar) nos comentó que cerca de su casa, en su ciudad, había un castillo muy chulo y tú dinos a Pare y a mí que aquí o allí hay un castillo germano molón, que allá que vamos!! Dicho y hecho: al siguiente viernes por la mañana nos fuimos a visitar el Castillo de Strückede (Strückede Schloss). Teníamos que ir en metro y creo recordar que era línea directa desde nuestra ciudad: Bochum y desde la parada de metro más cercana de nuestra residencia: Ruhr-Universität Bochum. Resaltar que era viernes, que nosotras no teníamos clase pero sí el resto del mundo y que era un día laborable y que el metro iba bastante vacío. Lo recalco porque es importante para entender esta Corpada/Parejada, que aquí que tire la primera piedra la que esté libre de culpa…

Así que nos montamos en el metro y a las 4 ó 5 paradas y siendo un viernes por la mañana, sin mucho tránsito, notamos que se bajaba casi todo el mundo: de ahí lo de que era viernes y no había mucha gente y que no nos extrañase viajar a “nuestras anchas”. Empezó a sonar el típico timbre de aviso del cierre de puertas cuando dos turquitos nos empezaron a hacer gestos. Una, que tiene el pelo moreno y para mayor INRI rizado, es presa fácil de que los turco-germanos, – que deben pensar que soy de aquel bonito país que, por cierto, desconozco- que más de una vez se me ha sentado en el asiento de al lado un turco en el tren y se me ha puesto a hablar en “türkisch” (idioma que, de verdad, no parlo) y aunque les digo que no les entiendo, me siguen hablando y contando a saber qué durante un buen rato. Total, que pensé:
Joer, otra vez me van a soltar la turcada padre!! Paso paso!!
Y Pare yo diciéndoles en un perfecto español:
Va!! Pasamos de vosotros!!! Que sí, que sí!! Lo que tú digas!!
Uno de los dos turquitos nos hizo un gesto muy feo, – ponerse la mano delante de la cara, sin tocar la cara, y mover la mano de izquierda a derecha y de derecha a izquierda- En el alemán simbólico significa: eres tonta!!
Acto seguido el turco me dijo:
Du bist verrückt??? Bist Du verrückt geworden??? (En un correcto alemán con acento turquil: „estás loca?? Te has vuelto loca??)
Las puertas se cerraron!!

“POR FIN!!!” gritamos Pare y yo!! Ohhh!! Qué pesados son estos turcos, eh???

El metro arrancó, respiramos aliviadas y suspiramos pensando en lo bonito que sería el Strückede Schloss cuando…no habían pasado ni medio minuto cuando el metro se paró en la más absoluta de las oscuridades…Miramos a nuestro alrededor y horror!! Descubrimos que mi amiga Pare y yo éramos las únicas pasajeras de ese tren…y lo peor viene ahora: Notamos a la perfección cómo el conductor echaba el freno de mano del convoy y ohhh ohhh ohhhh Mein Gott!!!! (Oh dios mío!!!) se apagaron las luces del vagón. Más oscuridad!!! Y más acojone…
Nooooooooooooo!!!! Nooooooooooooooo!!! Nooooooooooooo!!!
Escuchamos cómo el conductor abandonaba su puesto, se bajaba del vagón y cerraba la puerta de su cabina y unos pasos….cada vez más lejanos, CLAC, CLAC. clac clac…

Era 21 de diciembre, al día siguiente volvíamos a casa por Navidad, como el turrón pero a este paso…allí nos íbamos a quedar. Yo tengo claustrofobia y a Pare tampoco le hacía la menor gracia pasar allí juntas la Navidad. Nos miramos y empezamos a gritar como locas: HILFE HILFE HILFE!!! Wir sind hier!!! HILFE HILFE HILFE!! Wir sind hier!!! (ayuda, ayuda, ayuda, estamos aquí, ayuda, ayuda, ayuda, estamos aquí!!)

No os puedo describir el terror que sentí porque es imposible. Es recordarlo otra vez y me tiemblan las “calandracas”. Lejos de pensar en un secuestro “exprés”, que ya ves tú, quién querría secuestrar a estas dos alhajas con dientes,jejeje –esta idea duró un nano segundo en mi perversa mente-, caí en la cuenta de que el señor conductor había acabado su turno y dios sabe a qué hora volvería a arrancar ese tren o lo que es peor: si libraba por Navidad…

Seguimos gritando como dos posesas hasta que tachán!!!….el claqueteo de zapatos se empezó a escuchar cada vez más y más cerca. El metrero se acercó a nuestro vagón, la puerta se abrió. Aún no recuerdo cómo ni en qué momento se abrió…sólo que vimos aparecer al señor conductor muerto de la risa (como la buena señora de Essen) y nos hizo la pregunta clave: Was machen Sie denn hier?  (Qué hacen Ustedes aquí?) que mira, estos germanos se reirán en tu cara, pero siempre te llaman de Usted!! Mi madre hubiese dicho: Pero bueno, y cómo te has apañado? Y se me hubiesen llevado los demonios.

La pregunta volvió a resonar en mi mente:

Was machen Sie denn hier??? – pensé yo!!! Pero cómo narices somos las únicas pavas que hemos llegado hasta aquí??? Que cómo llegamos a las cocheras?? Que por qué éramos las únicas??? PORQUE LOS TURQUITOS NOS INTENTARON DECIR , algo que no leíamos al coger ese metro en los paneles de información – que para algo están, para informar: QUE ESTE METRO SÓLO CIRCULA HASTA LA MITAD DE SU TRAYECTO. El siguiente metro sí, pero quién leyó eso??? Está claro que ni Pare ni yo…
El señor metrero nos lo explicó todo: en un perfecto y claro alemán.

Tuvimos que atravesar una pasarela de madera porque estábamos en la nada, en las cocheras, donde se acaba el mundo metril y la puerta te precipitaba al vacío. Previo cruce de pasarela, el germano nos llevó, cual reinas por un día, a las dos solas de camino a la estación anterior. Y a ver si adivináis quiénes estaban esperándonos en el andén muertos de la risa???? Los dos turquitos girando la mano de izquierda a derecha y de derecha a izquierda.

No sé qué dolió más, la verdad, si el susto de aparecer en las cocheras del metro y escuchar al metrero irse, o la vergüenza de descubrir lo tontaca que eres, que has vuelto a cometer una Corpada y que encima te están esperando dos desconocidos para restregártelo por las narices y cual Rafa Mora, ja ja ja reírse en tu cara.

Pare, eres muy grande,jejeje!!!  Gracias por ese maravilloso año Erasmus y por las miles de aventuras vividas y por las que nos quedan!!!

Sólo me queda deciros:
CUIDADO CON EL TREN y leed siempre los panales informativos!!!

One Response to SEGUNDA CORPADA: El Metro en Alemania!!

  1. Pingback: Corpadas en la cocina | Bordes Con Ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Willy nilly

porque no todas las cosas se hacen a regañadientes

Bordes Con Ideas

Pepitas de oro, ¡Pepitas de oro!

Amber D´Luxe

Porque cada mujer es única, elige lo que te haga sentir especial

Crossing Roads

... Let's fly, let's fly away ...

Una cosa te voy a decir

Viajes. Series. Reflexiones.

Decorando tu boda con mimo

Decorando con color el día más importante de tu vida

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: